¡Feliz verano a la familia Molde Azul!

Estos días, la frase más repetida es, sin duda, “¡Qué calor!, ¿eh?”. La escuchamos a cada momento, en cada lugar. Y con razón. El verano aprieta y se vuelve complicado poder soportar el calor.

Sin embargo, este es un verano muy especial para nosotros. Porque, aunque seguimos en marcha, supone de alguna forma la etapa post 20 aniversario.

El verano es la época de la reflexión, de recapacitar y de ponerse nuevos objetivos. Y una empresa como la nuestra no podía ser menos. Pero partimos con una ventaja y es todo aquello que queremos mantener.

Tenemos claro de dónde venimos, dónde estamos y dónde queremos ir. Sabemos que os necesitamos a todos vosotros para seguir avanzando. Porque nuestro objetivo sigue siendo el mismo: Seguir creciendo.

En Molde Azul queremos aprovechar las vacaciones para recargar energía, para refrescar la mente y volver con las mismas ganas que el primer día. Las misma ilusión que nos ha llevado a estar 20 años creciendo constantemente.

Pero como se suele decir, una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil. Así que queremos desearos a todos que paséis unas muy felices vacaciones. O, si ya las habéis tenido, que hayan sido muy provechosas y hayáis disfrutado.

Aprovechad para ver a esas personas que no veis tanto como quisierais. O para desconectar de todo en la playa o en la montaña (somos muy afortunados por vivir en una tierra en la que podemos elegir porque tenemos ambas cosas y son maravillosas). O para hacer esa actividad que llevas tiempo queriendo hacer y no has podido.

Lo importante es que disfrutéis con la seguridad de que, al volver, la familia Molde Azul os esperará con los brazos abiertos y la ilusión de emprender un nuevo viaje, el número 21.

¡Feliz verano!